Hoteles en Ávila

Hoteles en Ávila

Busca por hotel o destino
Cuándo
How many are you
    • España (81)
    • VER TODOS LOS HOTELES (81)
  • Madrid (10)

  • Barcelona (10)

  • Cádiz (1)

  • La Rioja (3)

  • Murcia (5)

  • Salamanca (2)

  • Valencia (2)

  • Valladolid (2)

  • Almería (1)

  • Alicante (2)

  • Málaga (1)

  • Badajoz (1)

  • Navarra (2)

  • Córdoba (2)

  • Granada (2)

  • Albacete (1)

  • Álava (2)

  • Vizcaya (3)

  • Girona (1)

  • Guipúzcoa (3)

  • Zaragoza (1)

  • Toledo (2)

  • Castellón (1)

  • Sevilla (2)

  • Las Palmas (2)

  • Ávila (1)

  • Pontevedra (2)

  • Baleares (2)

Hoteles ""

    Hoteles en ""

      Buscar por destino

        Elige fechas

        Habitaciones y huéspedes

        Número de habitaciones

        1

        Ávila: donde el medievo explota

        En total, 2,5 kilómetros: ni más ni menos. Esa es la medida de la construcción que lleva siendo la seña de identidad de Ávila desde, se calcula, el siglo XII. Nos referimos a su vetusta muralla medieval, la que circunda la ciudad y está considerada de las mejores conservadas del mundo. Obvio: es la única que ha llegado completa hasta nuestros días. En cuanto aparezca ante ti por vez primera, imponente, impenetrable, serás consciente de su grandiosidad.  

        Pero será una vez que traspases cualquiera de sus puertas cuando la magia de Ávila se despliegue ante ti. Te proponemos hacerlo por el acceso junto a la catedral, que se haya, por cierto, anexada a la muralla. Tanto es así, que su cimborrio sobresale hacia el exterior.  

        Antes de olvidarte de la muralla —aquí un spoiler: jamás lo harás—, sube hasta su adarve y recorre los casi 2 kilómetros transitables contemplando sus hasta 87 torres y 2.500 almenas. La ciudad se percibe muy distinta desde allá arriba. 

        De vuelta al corazón abulense, piérdete por sus calles mientras te dejas seducir por sus palacios medievales, habitados en el pasado por la nobleza más distinguida. Algunos se utilizan hoy como sede de edificios públicos, museos o restaurantes. ¿Un tip? Visita el Palacio de Superunda, donde podrás indagar en la vida del artista Guido Caprotti: un desconocido must. 

        Con la iglesia hemos topado: embriágate de misticismo a dos pasos de nuestro hotel en Ávila

        Probablemente, si has elegido Ávila como destino para una escapada, tengas cierto conocimiento sobre el lado más místico de la ciudad: dos grandes personajes de la religión cristiana nacieron y pasaron sus vidas entre las mismas murallas que ahora recorres tú.  

        Te hablamos de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la Cruz, y para conocer todo sobre ambos, no dejes de visitar el convento y museo de Santa Teresa y la Iglesia de la Encarnación. 

         

        Hoteles en Ávila

        Relajarte en nuestro hotel en Ávila con encanto

        Continúa caminando y alcanza la imponente catedral, esta vez para visitarla desde dentro. Este templo que es una oda a lo gótico te conquistará por su imponente interior, pero también por su faceta defensiva. Déjate abrazar por su claustro y por las vidrieras del siglo XV, por el retablo iniciado por Berruguete y por su trascoro plateresco. 

        Para rematar la experiencia religiosa, acércate a la Basílica de San Vicente, ejemplo del románico, o sal de nuevo de las murallas y llega hasta el Monasterio de Santo Tomás: te aseguramos que la incursión a extramuros valdrá la pena. Allí está el sepulcro de don Juan, hijo de los Reyes Católicos, aunque se dice que el cuerpo, en realidad, nunca descansó en él.

        Exacto: porque la fiesta continúa de mil maneras diferentes en Ávila. Y te proponemos que te unas a ella apostando por otra de sus facetas: su gastronomía. 

        Deléitate con sus patatas revolconas, su reconocidísimo chuletón y sus judías de El Barco. Para endulzar, no te cortes y anímate con un taller de elaboración de las míticas Yemas de Santa Teresa en su obrador más auténtico. Y pasea: pasea mucho.  

        Piérdete por sus tiendas locales, sal del recinto amurallado y descubre el modernísimo palacio de congresos Lienzo Norte, obra de Francisco Mangado. Tómate un refresco, recupera fuerzas y continúa hasta Los Cuatro Postes, donde obtendrás la que muy probablemente es la estampa más conocida —y hermosa— de Ávila: haz que tu cámara de fotos eche humo.  

        Aunque, si no eres mucho de andar, también te damos alternativa: ¿te apetecería recorrer Ávila en un moderno y singular tuk-tuk? Dicho y hecho. Que no se diga que esta ciudad castellanoleonesa no posee también su parte atrevida: déjate sorprender por ella.  

        Sercotel Rewards

        Hazte miembro Rewards y consigue descuentos exclusivos