Badajoz

Hoteles en Badajoz

Busca por hotel o destino
Cuándo
How many are you
    • España (81)
  • Madrid (10)

  • Barcelona (10)

  • Cádiz (1)

  • La Rioja (3)

  • Murcia (5)

  • Salamanca (2)

  • Valencia (2)

  • Valladolid (2)

  • Almería (1)

  • Alicante (2)

  • Málaga (1)

  • Badajoz (1)

  • Navarra (2)

  • Córdoba (2)

  • Granada (2)

  • Albacete (1)

  • Álava (2)

  • Vizcaya (3)

  • Girona (1)

  • Guipúzcoa (3)

  • Zaragoza (1)

  • Toledo (2)

  • Castellón (1)

  • Sevilla (2)

  • Las Palmas (3)

  • Ávila (1)

  • Pontevedra (2)

  • Baleares (2)

Hoteles ""

    Hoteles en ""

      Buscar por destino

        Elige fechas

        Habitaciones y huéspedes

        Número de habitaciones

        1

        Badajoz: sorpresas a las puertas de Portugal

        En los confines de Extremadura, donde la frontera con Portugal ya se hace notar, aparece la esbelta Badajoz, independiente y orgullosa, para demostrar que conducir hasta este rinconcito del mapa bien merece la pena. Porque la ciudad de la que el Guadiana es protagonista se presta a ser caminada, explorada, contemplada y degustada de mil y una maneras.  

        Y todo ello para caer rendido a sus pies en cuanto descubras sus múltiples atractivos: la ciudad que fuera fundada por Ibn Marwan en el 875 siempre sorprende, sobre todo cuando el sol comienza a esconderse. Los atardeceres junto al río —ve tomando nota— son fascinantes. 

        Antes, eso sí, tendrás que perderte por su alcazaba, que se aferra con fuerzas a su pasado almohade provocando que la mente fantasee: no será difícil imaginar cómo transcurría la vida por sus callejuelas y jardines varios siglos atrás.  

        Construida sobre el Cerro de la Muela, sus ocho hectáreas la convierten en la más grande de España, un enclave estratégico desde el que se obtenían inigualables vistas de todo el territorio circundante.  

        A ella accederás por cualquiera de sus cuatro puertas, aunque si lo haces por la del Capitel y la del Alpéndiz, tendrás a tiro de piedra el Palacio de los Condes de Roca, del siglo XVI, sede del Museo Arqueológico Provincial y una estupenda primera parada. Después… vendrá mucho más. 

        Descubre el patrimonio pacense

        ¿Qué mejor atractivo puede tener una ciudad, que el de que te brinde la posibilidad de descubrirla a pie? Es precisamente lo que podrás hacer si te alojas en nuestro hotel en Badajoz centro, ya que sus monumentos estarán al alcance de tu mano.  

        ¿Por ejemplo? La Plaza Alta, uno de esos enclaves que te hará abrir bien los ojos en cuanto pongas un pie en ella: esta maravilla porticada del Renacimiento es una espectacular explosión de colores y formas.  

         

        Badajoz

        Cuando el cielo estalla en color: disfruta del atardecer cerca de nuestro hotel en Badajoz centro

        No es de extrañar que se trate de uno de los grandes reclamos de Badajoz: con sus arcadas y sus detalles mudéjares, no quieras salir de ella. ¿Y sabes qué? No lo hagas: busca tu hueco en cualquiera de sus rincones y limítate a gozar viendo la vida pasar.  

        Cuando sientas que te has recreado lo suficiente, continúa el paseo. Acércate hasta la calle Moreno Zancudo y permítete un antojo a modo de churros con chocolate. Continúa hasta la Plaza de la Soledad y sorpréndete con su edificio La Giralda y su reproducción a pequeña escala del monumento hispalense. 

        Desvíate hasta el Convento de las Carmelitas Descalzas y sí, vuelve a pecar con su mítico y exquisito pan de ángel. A dos pasos, literales, tienes, además, el MUBA (Museo de Bellas Artes de Badajoz), que ocupa dos antiguas casas palaciegas del siglo XIX y aloja más de dos mil obras de arte. Alcanza la Catedral y el edificio del ayuntamiento y, si te quedan ganas, regálate un ratito de compras por la comercial Juan Carlos I.  

        Ya lo decíamos al comienzo: lo mejor siempre está por llegar. Así que cuando el sol amenace con alcanzar el horizonte, acércate hasta el Guadiana. Un buen lugar para contemplar el atardecer es el Puente de Palmas, peatonal y del siglo XV. Si no, limítate a pasear relajadamente por la ribera del río como hacen los propios pacenses, que saben bien cuál es el mejor plan.  

        Cuando el cielo parezca que va a estallar en rosados, naranjas y rojizos, podrás decir, de verdad, que has disfrutado de Badajoz en todas sus versiones. Aunque ojo: la vida nocturna de sus bares y discotecas tampoco está nada mal. ¿Lo mejor? Que tras tomar algo podrás volver caminando a tu hotel en Badajoz centro. No suena mal el plan, ¿verdad?

        Sercotel Rewards

        Hazte miembro Rewards y consigue descuentos exclusivos

        Te llamamos

        Te llamamos

        Horario de atención

        De lunes a viernes: 9h - 18h (UTC +1). No atendemos en los fines de semanas y días festivos.

        Te llamamos