Hoteles en Sitges

Hoteles en Sitges

Busca por hotel o destino
Cuándo
How many are you
    • España (81)
    • VER TODOS LOS HOTELES (81)
  • Madrid (10)

  • Barcelona (10)

  • Cádiz (1)

  • La Rioja (3)

  • Murcia (5)

  • Salamanca (2)

  • Valencia (2)

  • Valladolid (2)

  • Almería (1)

  • Alicante (2)

  • Málaga (1)

  • Badajoz (1)

  • Navarra (2)

  • Córdoba (2)

  • Granada (2)

  • Albacete (1)

  • Álava (2)

  • Vizcaya (3)

  • Girona (1)

  • Guipúzcoa (3)

  • Zaragoza (1)

  • Toledo (2)

  • Castellón (1)

  • Sevilla (2)

  • Las Palmas (2)

  • Ávila (1)

  • Pontevedra (2)

  • Baleares (2)

Hoteles ""

    Hoteles en ""

      Buscar por destino

        Elige fechas

        Habitaciones y huéspedes

        Número de habitaciones

        1

        Hoteles en Sitges (1)

        Ver todos los hoteles

        Sitges: la belleza mediterránea era esto

        Sitges es una coqueta localidad de la costa catalana situada a unos 40 kilómetros de Barcelona. Es bonita, mucho. Su belleza aumenta, más si cabe, si llegas hasta ella conduciendo por las curvas del Garraf. Coge la C-31, baja la ventanilla y nota la brisa en la cara.  

        Durante tu trayecto irán apareciendo y desapareciendo las siluetas de escarpados acantilados, y el azul brillante del Mediterráneo infinito te acompañará constantemente.  

        Sitges es bonita a rabiar. Su casco histórico, blanco casi impoluto, se lo debe a su carácter de antiguo pueblo de pescadores; pero ojo, que también hay margen para el color. Y es que el Modernismo no se resistió a dejar su huella por aquí.  

        Puedes comprobarlo en Cau Ferrat. Este museo se ubica en la que fuera casa y taller del pintor Santiago Rusiñol y, además de sus obras, te llevarás alguna que otra sorpresa con nombre propio: El Greco, Zuloaga y Picasso.  

        De todo lo artístico del municipio podrás averiguar un poco más en el Museo de Maricel, cuya colección abarca desde el siglo X al XX y sus responsables hacen que esté en continuo crecimiento. Y si esto ya suena bien, espera a contemplar su arquitectura, con la torre de Sant Miquel y ese puente que cruza la calle para comunicarle con el Palacio de Maricel. 

        Lo del Modernismo que te comentábamos, es por aquí. Visita los salones del Palacio y sus terrazas, no pierdas detalle de la decoración, pero sobre todo, llega hasta el claustro. ¡Qué vistas sobre el Mediterráneo! 

        ¿Sorprendido? Pues haz el check-in en nuestros hoteles en Sitges (Barcelona), deja las maletas y pasa por recepción para que te contemos todo lo que te queda por ver.  

        ¿Quieres una escapada especial?

        Un sitio así de idílico requiere alojamientos que estén a su altura. Por la estética, está claro; pero también por la comodidad y por la ubicación. Te proponemos que empieces las mañanas abriendo las ventanas y viendo el mar: nuestros hoteles en Sitges están en primera línea de playa. Salir y pisar el Paseo Marítimo es todo uno.  

        En general, las playas de Sitges son perfectas para ir en familia. Su costa está dividida en calas de dimensiones asequibles y sus aguas son tranquilas. Nos gusta especialmente la playa de la Barra, donde los más pequeños disfrutan buscando cangrejos en sus espigones. 

        En la de la Ribera, podréis alquilar patines de agua con tobogán; y en la de les Anquines, vuestros castillos en la arena y baños apacibles están garantizados. Los responsables son sus dos espigones que la cierran casi por completo, haciendo que el oleaje sea prácticamente inexistente.

        Hoteles en Sitges

        La escapada perfecta a tu alcance en nuestros hoteles en Sitges centro

        Junto a una de esas calitas, la de La Fragata, verás una escalinata, la escalera de la Punta. Asciende paralela al mar. Súbela. Si tienes suerte, cuando llegues arriba, justo en la placita de la Iglesia de San Bartolomeo y Santa Tecla, puede que te encuentres con una agrupación de castellers levantando un castell.  

        Con castellers o sin ellos, tú habrás llegado hasta la postal de la localidad, ese lugar emblemático que aparece en todas las fotografías. Su interior guarda retablos barrocos del XVII y su lateral, un cañón. Tranquilo, no dispara. Es solo una réplica de los que antaño sí que lo hicieron.  

        Sorpresas a Sitges no le faltan. ¿Te habíamos contando que tiene su propia Sirena? Igual de ella no se habla tanto como de la de Copenhague, pero tiene una mano levantada con la que los visitantes juegan a chocar los cinco. Si te responde o no, ya nos lo cuentas cuando vuelvas a los hoteles de Sercotel en Sitges. 

        Sercotel Rewards

        Hazte miembro Rewards y consigue descuentos exclusivos